Doris Dörrie: “El dolor es un proceso de asimilación”

Más servicios

Entrevista

Doris Dörrie: “El dolor es un proceso de asimilación”

- Rudi está destrozado por la muerte de Trudi y empieza a llevar su falda y su collar. ¿Qué le está pasando?

Supongo que el dolor es un proceso de asimilación. En primer lugar se produce un dolor infinito causado por la separación física y al ser conscientes de que nunca volveremos a encontrarnos físicamente con esa persona. Pero después se convierte en una suerte de asimilación interior menos dolorosa cuando uno se da cuenta de que lleva dentro a la otra persona. Eso da paso a un diálogo interior que se prolonga en el tiempo y que no puede interrumpirse. Rudi encuentra a Trudi al empezar ese diálogo con ella, un diálogo que es casi más intenso que lo que ocurría entre ellos antes de que falleciera. Redescubre algo que compartieron una vez, un diálogo interior que sólo tiene la gente que ha vivido mucho tiempo junta. Pero a veces ese diálogo se deja de lado debido a las preocupaciones de la vida diaria, a la falta de tiempo y también a la pereza. El tema de la fugacidad es inagotable, ninguno de nosotros puede aceptarlo. La única constancia es saber que nada es constante y que nada permanece como es. Nadie quiere aceptar esto, el ser humano no puede aceptarlo, y por lo tanto es causa de mucho dolor. Queremos capturar los momentos... lo que para mí tiene mucho que ver con el cine, con la creación de momentos, que transpiran y que ya no están ahí y del intento de captarlos.

- Pero "Cerezos en flor" también es una película sobre el amor.

Por supuesto, también es romance, pero el amor también es fugaz. Hay que dar al amor la oportunidad de revelarse en su máximo dolor y esplendor. Por eso los japoneses se sientan debajo de los cerezos en flor, porque son increíblemente hermosos cuando florecen. Al mismo tiempo, el dolor que causa saber que ese periodo de floración dura muy poco es tremendo. Hay que atrapar el momento en el que florecen, por eso tienen gente vigilando los árboles. Porque si te pierdes el momento exacto, entonces tienes que esperar un año entero o a lo mejor toda la vida. Así que en lo que se refiere al amor, hay que estar vigilante, darle la oportunidad de florecer y cuando lo hace, hay que estar ahí para saber apreciarlo.

Hay que dar al cerezo la oportunidad de florecer. De eso se trata, de que cada persona, cada planta, cada animal dispone de un momento en el que puede florecer de verdad y mostrarse en todo su esplendor. Pero a menudo nos pasa lo que le ocurre a Rudi, y es que seguimos negando ese momento. Nunca dejamos que nuestro verdadero yo y nuestra verdadera belleza se manifiesten, que florezcan como hace un cerezo.

- ¿Qué le inspiró para hacer esta película?

Un montón de cosas: muy historia personal, las viejas películas japoneses, por supuesto Ozu, y sus historias sobre familias, y como no mi fascinación por Japón y el Butoh. Pero el factor decisivo fue que quería rodar un largometraje como rodé "Sabiduría garantizada". Quería que las cosas no estuvieran tan planificadas y trabajar con un equipo pequeño. Quería ser flexible. Por eso viajé el año pasado a Japón buscando localizaciones y luego añadí la región de Allgäu. Vivo allí y sé cómo se vive allí. Pero tuvo que informarme sobre el Butoh, asistir a uno de los talleres de Tadashi Endo e intentar aprender y comprender la danza.

- ¿Qué es el Butoh?

El Butoh se creó durante el movimiento hippie japonés. Kazuo Ono intentó mezclar danza expresionista alemana y tipos de danzas japonesas. Los bailarines de Butoh son verdaderos outsiders. Ni siquiera hay muchos en Japón. Hay muy poca gente que conoce este tipo de danza. Las masas no conocen el Butoh. el Butoh tiene mucho que ver con ser y dejar de ser: nacer y morir. La transitoriedad es la esencia del Butoh y también de la película.

- Elmar Wepper y Hannelore Elsner interpretan sus papeles sin maquillaje y sin atrezzo...

En un proyecto como este sólo pueden participar actores increíblemente valientes. Actores con corazón de hierro. Trabajé con Elmar Wepper en "El pescador" así que ya sabía que era un actor valiente. Y también que es una mente libre y abierta. Escribí el guión para él, él me ayudó a definirlo todo, pero necesitaba una mujer igual de fuerte, si no más que él, al menos para la primera parte de la cinta. El resto de la película descansa en los hombros de Elmar, que está grandioso.

- Rodó con una cámara ligera, en medio de Tokio, en Allgäu, e improvisó.

Es una combinación muy difícil: hay que ser preciso, abierto y flexible al mismo tiempo. Se necesita mucha experiencia y al mismo tiempo hay que estar siempre aprendiendo, teniendo cuidado y fijándose en todo. Es muy divertido ver que la ficción y la realidad están regidas por el mismo pulso. Es entonces cuando ocurren las cosas más maravillosas. Por ejemplo, en el Mar Báltico queríamos que el tiempo fuera malo para que encajara con el estado emocional de los dolientes. Queríamos cielos grises, mares embravecidos, ese tiempo que suele hacer en el Mar Báltico. . Pero cuando llegamos allí nos encontramos con cielos azules y un aire casi veraniego. Había gente desnuda y en bikini por todas partes. Así que reaccionamos a estas condiciones inesperadas enviando a nuestros dolientes a la playa, vestidos de negro. Y al final fue una decisión mucho más acertada. Es mucho más trágico cuando el tiempo y el estado de ánimo no coinciden. Esto es sólo un pequeño ejemplo de cómo intentamos incorporar lo que se nos iba presentando en el camino.

...


Otras Entrevistas de Cine

Woody Harrelson: ''La decapitación es la mejor manera de matar a un zombi''

Después de verlo en "2012", ahora Woody Harrelson regresa a la gran pantalla con una de las producciones...

Max Records: “La película no da miedo, emocionalmente es muy fuerte y cruda”

El 18 de diciembre se estrena la nueva cinta fantástica de Spike Jonze, "Donde viven los monstruos"....

+ Más Entrevistas

Cartelera de Cine

Ver todos los cines